El impacto de la automatización en la industria alimentaria

La industria de alimentación y bebidas lidera el sector manufacturero al generar más de 130.000 millones de euros, según datos de INE. Para seguir manteniendo este lugar, no solo debe enfocarse en priorizar la calidad, también ha de saber reinventarse. La seguridad alimentaria, la sostenibilidad y la lucha contra el desperdicio son algunos retos, y la tecnología tiene la respuesta: los robots.

Tabla de contenidos

Un futuro más seguro con la robótica

Los alimentos contaminados causan 420.000 muertes y provocan pérdidas económicas de 95.000 millones de dólares cada año (cifras de la ONU). Unos datos que invitan a pensar en la necesidad de una respuesta colectiva. Para hacer frente a esta realidad, los robots aportan soluciones a problemas de seguridad alimentaria que antes parecían inalcanzables. Gracias a su precisión y capacidad para trabajar en entornos estériles, logran minimizar los errores humanos y, con ello, reducir las causas de contaminación de alimentos.

Las máquinas crean espacios controlados y seguros y se convierten en hábiles inspectores de las líneas de trabajo. Esta capacidad está contribuyendo a que cada vez más compañías integren robots para las tareas de inspección. En total, en 2027 el uso de robots aumentará un 35% en tareas de inspección y mantenimiento remoto en sectores no tradicionales (IDC FutureScape). Esto se traducirá en una reducción del 50% en los errores de inspección, lo que significará un avance en la seguridad y calidad de los alimentos.

 

La comida no se tira: robots frente el desperdicio alimentario

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician o se pierden. Afortunadamente, la tecnología, y en particular la robótica, ofrece soluciones eficaces para combatir este problema y avanzar hacia una producción más controlada, donde cada pieza se manipule con precisión y prudencia. En este sentido, los sistemas automatizados impulsados por robots eliminan el riesgo de error humano, una de las principales causas de desperdicio de alimentos.

En la industria láctea, por ejemplo, los robots desempeñan un papel fundamental en la optimización del corte de productos y aseguran una presentación uniforme y atractiva. Además, son capaces de realizar infinidad de tareas, desde clasificar productos por color, tamaño o calidad, hasta realizar trabajos de paletizado, rellenar moldes, empaquetar o aplicar salsas con una precisión milimétrica.

obots para la industria alimentaria

La Smart Farm: un ejemplo inspirador de robótica aplicada

La Smart Farm de Hyundai Motor Group Innovation Center Singapore (HMGICS) es ejemplo del poder transformador de la robótica en el sector de la alimentación. Esta granja hidropónica, ubicada en Singapur, produce alimentos frescos utilizando el poder de la tecnología robótica de última generación.

Detrás de una pared de vidrio de 5 metros de altura, la Smart Farm crea un ambiente controlado libre de plagas que elimina la necesidad de pesticidas. En sus dos pisos, la granja produce hasta 350 plantas por día y se combina el trabajo humano con sistemas automatizados. La Smart Farm no solo garantiza alimentos frescos y seguros a los consumidores, sino que también es un ejemplo del increíble potencial de la colaboración entre humanos y máquinas para conseguir nuevos niveles de productividad.

Las claves: precisión y eficiencia

Los robots industriales son aliados perfectos para acompañarnos en las tareas de la industria alimentaria.

  • Pequeñas producciones, mayor impacto: Favorecen la producción en pequeños lotes y abren la posibilidad a nuevos nichos de mercado y demandas, como productos gourmet, artesanales o de nicho.
  • Cadena de suministro fiable: Rastrean y favorecen la trazabilidad en toda la cadena de suministro. Además, reducen el riesgo de contaminación y controlan la temperatura y la humedad, algo que ofrece mayores garantías para evitar posibles roturas en la cadena de frío.
  • Cultivos urbanos eficientes: En entornos de agricultura vertical o urbana, los robots son capaces de automatizar tareas como la siembra, el monitoreo y la cosecha. Los sensores recopilan datos en tiempo real sobre las condiciones del cultivo, como la temperatura, la humedad, la luz y los niveles de nutrientes. Esta información permite a los agricultores ajustar los parámetros de forma precisa para optimizar el crecimiento del cultivo.
  • Menos desperdicio, nuevo valor: Los robots clasifican, procesan y transforman los residuos alimentarios en nuevos productos como alimento animal, biocombustibles o compost.
  • Personalización a gran escala: Adaptan los alimentos a nuevos diseños, tamaños y empaquetados y permiten la personalización masiva de productos alimenticios. Las prioridades de cada consumidor, atendidas.

La integración de la robótica en la industria alimentaria nos muestra que la tecnología también puede ser una poderosa herramienta para abordar desafíos globales. A medida que la tecnología avance y los costes se reduzcan, es de esperar que la adopción de soluciones robóticas se generalice aún más. Algo que nos ayudará a seguir avanzando hacia un futuro más sostenible y seguro para todos.

¿Te gustaría encontrar una solución con la que optimizar tu proceso dentro de la industria alimentaria? En ATX Robotics te ayudaremos a conseguirlo. Contacta con nosotros y nuestro equipo de expertos buscará una solución perfecta para conseguir más resultados en menos tiempo. ¡El momento es ahora!

¿Te gusta lo que contamos?
¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar